viernes, mayo 24

El coreógrafo Mourad Merzouki introduce el hip hop participativo y viral en la danza de los Juegos Olímpicos de París | Cultura

Mourad Merzouki (Lyon, 50 años) se muestra en persona como la danza que hace: amable y accesible. Tiene también su forma de hablar algo didáctico y ese aspecto casa a la perfección con la función transmisora de la danza que viene desarrollando en los últimos treinta años. En centros coreográficos como el de Créteil, que dirigió entre 2009 y 2023; en festivales señeros como Karavel y Kalypso, y través de su compañía Käfig, creada en 1996 y una de las primeras en todo el mundo en hacer espectáculos de danza hip hop. Trabaja con ella desde lo profesional y lo lúdico, es decir, desde los dos fundamentos principales de la danza hip hop, que saltó de la calle a los escenarios hace algunas décadas y de cuya hazaña se presenta pionero el coreógrafo. “Cuando comencé a llevar la danza hip hop al escenario mucha gente decía que eso no iba a durar, que tan solo se trataba de una moda. Pero no lo fue y además se ha ido asentando en la escena porque esa doble peculiaridad ha hecho que crezca en dos direcciones compatibles: en los teatros, con coreografías que van más allá del aspecto de la demostración, se cuestiona cosas y tiene un compromiso artístico; y en la calle, donde nació y se siguen desarrollando las batallas del break dance”.

Merzouki es además el creador de la danza oficial de los próximos Juegos Olímpicos y Paralímpicos de París 2024, La danza de los juegos, una pieza que quiere ser participativa y viral. De hecho, el creador se encuentra estos días en Madrid para formar a profesores en esta coreografía y propiciar la transmisión. “Se trata de que todo el mundo que lo desee baile La danza de los juegos”, explica a este periódico. “Con una estructura muy clara, basada en la coreografía y en la improvisación (pilares de la danza hip hop hoy en día), la idea es crear comunidad y comunicarnos a través de ella en cualquier parte del mundo”. Para ello, hay disponibles en YouTube un par de tutoriales, de nivel sencillo y avanzado, con los que aprender esta danza de los juegos. Quien se anime a grabarlo y enviarlo podrá participar en un concurso del que se elegirán las mejores propuestas para participar, ya físicamente en París, en alguna fecha aun por concretar, entre mayo y junio.

Se presenta del todo apropiado que un reputado coreógrafo de danza hip hop se encargue de la inauguración de los juegos de París 2024 en una edición en la que por primera vez se reconocerá el break dance (estilo incluido en la danza hip hop en el que Merzouki se siente más cómodo a nivel interpretativo) con la categoría de deporte. “Sobre esto ha habido mucho debate en Francia. Algunas personas no estaban de acuerdo en considerarlo como tal, porque se trata de un arte. Otras, donde me incluyo, creemos que es una buena noticia porque deporte y arte no son incompatibles. Los Juegos Olímpicos van a dar mucha luz y difusión al aspecto de la batalla o competición del break dance”.

Invitado por el Instituto Francés de Madrid para impartir estas formaciones, Mourad Merzouki también presentará este miércoles en la sede de esta institución su obra Phénix, un trabajo para cuatro bailarines (dos de danza contemporánea y dos de danza hip hop) y una intérprete musical que tocará en directo la viola da gamba. “Se trata de un instrumento muy antiguo que dialogará con música electrónica, tal y como me gustaría que el mundo dialogase en general. La danza hip hop tiene dos retos: el de la creación y el de los social”, explica. Estrenada en 2022, la pieza recurre a la convivencia artística que atraviesa el discurso de Merzouki, formado en circo y artes marciales y apasionado de la mezcla de danza y nuevas tecnologías. “Creé esta pieza nada más terminar la pandemia y es la primera vez que trabajo sin escenografía, de una manera muy sencilla. Es una obra que busca la generosidad de la danza y la música y transcurre en la sorpresa del encuentro”.

Medalla de Honor de la Villa de Lyon y miembro del comité de apoyo al arte coreográfico del Ministerio de Cultura de Francia, Mourad Merzouki reconoce en la accesibilidad de la danza uno de sus credos artísticos. Tanto para practicarla como para disfrutarla. “Elegí esta profesión para crear vínculos de todo tipo, también entre países. Compartir el trabajo con todo tipo de público y dar una imagen de convivencia y respeto a través de una danza que nació en la calle de barrios populares”.

Toda la cultura que va contigo te espera aquí.

Suscríbete

Babelia

Las novedades literarias analizadas por los mejores críticos en nuestro boletín semanal

RECÍBELO

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_