El envío de medicinas a Gaza abre la puerta a un nuevo acuerdo para intercambiar rehenes por prisioneros palestinos | Internacional

Dos aviones militares de Qatar han aterrizado este miércoles en el aeropuerto egipcio de Al Arish, en la península del Sinaí. Transportan medicamentos para que sean entregados inmediatamente en la franja de Gaza, tanto a los rehenes capturados en Israel el pasado 7 de octubre como a la población civil del enclave palestino. El entendimiento alcanzado entre Israel y Hamás para que los secuestrados con enfermedades crónicas (una tercera parte del más de centenar de cautivos en manos de la milicia islámica) reciban los fármacos que precisan representa un gesto humanitario que hace presagiar un nuevo acuerdo como el que hace dos meses permitió el intercambio de secuestrados por presos palestinos en cárceles israelíes. “En Qatar están en marcha serias e intensas negociaciones [con este objetivo]”, aseguró en la noche del martes John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, quien se mostró optimista ante la pronta consecución de una nueva liberación de rehenes.

El gabinete interno del primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, se limitó a informar la misma noche del martes de la mediación humanitaria de Qatar, sin dar más detalles. Un alto cargo de Hamás, Musa Abu Marzuk, ha precisado este miércoles que el pacto alcanzado implica hacer llegar los medicamentos a los rehenes a cambio de la entrega de ayuda humanitaria a la población civil gazatí. En declaraciones a la cadena catarí Al Jazeera citadas por Efe, Abu Marzuk explicó que por cada caja de medicamentos que se envíe a los rehenes se suministrarán 1.000 cajas a los habitantes de la Franja.

Los fármacos, un total de 140 específicos, serán entregados por el Comité Internacional de Cruz Roja a hospitales de la Franja, sin que Israel pueda inspeccionar los envíos. Netanyahu se ha desentendido de la ausencia de registro por las fuerzas israelíes de la ayuda enviada, alegando que se trataba de una “decisión del ejército”. De los 240 secuestrados el 7 de octubre cerca de la frontera de Gaza, unos 130 siguen aún cautivos en el enclave, ocultos presumiblemente en túneles de la milicia de Hamás, aunque se teme que más de una veintena de ellos hayan perecido.

Miembros de la Media Luna Roja Egipcia preparan ayuda humanitaria para entrar en la franja de Gaza, este miércoles, en Rafah (Egipto).
Miembros de la Media Luna Roja Egipcia preparan ayuda humanitaria para entrar en la franja de Gaza, este miércoles, en Rafah (Egipto). Ali Moustafa (Getty Images)

Hamás ha excluido la mediación de Francia en el acuerdo de entrega de los medicamentos, como estaba inicialmente previsto, ante “la falta de confianza en el Gobierno francés por su posición de apoyo a la ocupación israelí”, puntualizó Abu Marzuk. También aseguró que, en paralelo al acuerdo, se iba a incrementar la entrada de ayuda humanitaria y alimentos en el enclave costero.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Renuencia de Netanyahu

La mediación de Qatar, con apoyo de Egipto, ha recibido el espaldarazo de Washington. El primer ministro israelí, sin embargo, parece mostrarse renuente a un nuevo intercambio con Hamás, ya que implicaría la suspensión, al menos temporalmente, de la campaña militar para derrotar por completo a la milicia del movimiento de resistencia islámica. El enviado de la Casa Blanca para Oriente Próximo, Brett McGurk, se encuentra en Doha, la capital catarí, para participar en las negociaciones. McGurk ya intervino en el pacto para el intercambio de rehenes por presos palestinos que se llevó a cabo entre noviembre y diciembre.

Guerra entre Israel y Gaza
Una hilera de camiones cargados con ayuda humanitaria entra en la franja de Gaza por el paso de Rafah, este miércoles.
MOHAMMED SALEM (REUTERS)

El gabinete de seguridad israelí que dirige la guerra en la franja de Gaza rechazó la semana pasada una propuesta de Qatar para liberar a todos los rehenes a cambio del cese de las hostilidades y de la salida al exilio de los líderes de Hamás. Israel descartó el plan por imponer la “condición inaceptable” de retirar tropas y poner fin a los combates. El director del Mosad (espionaje exterior), David Barnea, fue quien presentó la propuesta recibida desde Doha, una iniciativa tras la que los analistas políticos israelíes creyeron ver la presión de Estados Unidos.

Mientras tanto, los ataques del ejército israelí se han recrudecido en las últimas horas en el sur de Gaza, donde han perdido la vida decenas de palestinos. Los portavoces castrenses israelíes han informado este miércoles de operaciones en varios puntos del área central y el sur de la Franja, territorio que sigue sometido por sexto día consecutivo a cortes casi totales de comunicaciones telefónicas e internet. La cifra de muertos en Gaza desde el inicio de la guerra supera ya el listón de los 24.448, aunque las autoridades gazatíes estiman que más de 7.000 cadáveres se encuentran aún bajo los escombros.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_