sábado, junio 15

Reseña del libro: “El triunfo de los yuppies”, de Tom McGrath

TRIUNFO DE LOS YUPPIES: América, los años 80 y la creación de una nación desigual, por Tom McGrath


En 1967, Jerry Rubin, de pelo tupido, salió al balcón de la Bolsa de Nueva York con algunos amigos y arrojó billetes de un dólar al parqué. Rubin, cofundador del grupo activista Yippies, se mostró encantado cuando los comerciantes se amontonaron unos encima de otros para recoger el dinero.

Una década y media después, Rubin regresó a Wall Street… como analista de valores. “La política y la rebelión caracterizaron los años 60”, escribió Rubin en un artículo de opinión del New York Times anunciando su sorprendente nuevo trabajo. «El dinero y los intereses financieros capturarán la pasión de los años 80». Rubin había pasado de ser cofundador yippie a estadista anciano yuppie.

En su alegre historia, “El triunfo de los yuppies”, Tom McGrath se propone explicar la transformación social y cultural encarnada por Rubin. ¿Qué pasó en los años 1980? ¿Por qué Estados Unidos se enamoró repentinamente de las finanzas cuando la desigualdad se disparó? ¿Y qué tienen que ver los yuppies con esto?, pregunta McGrath.

Los yuppies (jóvenes profesionales urbanos que acudían en masa a las ciudades para renovar casas antiguas, comer en restaurantes interesantes y ganar mucho dinero) fueron una psicografía cargada desde el principio. La palabra apareció impresa ya en 1980, en un artículo de una revista de Chicago que cuestionaba la idea de que un «renacimiento urbano» liderado por los yuppies estuviera en marcha en ciudades de todo el país.

Pero algo estaba pasando. Los recién graduados universitarios preferían las ciudades a los suburbios. Y como señalaron los periodistas que seguían escribiendo artículos sobre ellos, los yuppies ni siquiera fingían que no les importaba el dinero.

McGrath, ex editor jefe de la revista Philadelphia, hace de esta búsqueda abierta de riqueza su tema central alternando fotografías de yuppies, la escena política nacional y figuras importantes del mundo empresarial estadounidense.

Estas figuras incluyen a Jack Welch, el director ejecutivo que transformó a General Electric de una empresa industrial pesada a un peso pesado centrado en las finanzas (pero en última instancia insostenible), y Michael Milken, el «rey de los bonos basura» que navegó por primera vez en la ola de la financiarización. de los años 1980 para alcanzar alturas extraordinarias. riqueza y luego, después de declararse culpable de fraude de valores y cargos de conspiración, a prisión. (El presidente Donald Trump perdonó a Milken en 2020). Estos perfiles están esbozados de manera competente, pero los lectores que conocen los grandes rasgos no aprenderán mucho.

Los clichés yuppies son más divertidos. A finales de la década de 1970, Richard Thalheimer, un joven empresario que vendía fotocopiadoras, comenzó a ofrecer un sofisticado reloj digital a los nuevos corredores que sudaban en las aceras estadounidenses. El reloj se vendió tan bien que Thalheimer lanzó un catálogo completo de juguetes para adultos que nadie necesitaba pero que todos, o al menos todos los yuppies, querían.

En unos pocos años, Sharper Image (el nombre data de la época de sus fotocopiadoras) ganaba casi 100 millones de dólares al año vendiendo artículos de primera necesidad para el hogar, como un sombrero de safari con ventilador solar (59 dólares), una almohada de plástico con forma de BMW (42 dólares) y armadura ($2,450).

A medida que se acumulan productos, personas y eslóganes, «El triunfo de los yuppies» puede sonar, para bien o para mal, como un verso perdido del himno boomer de Billy Joel «No iniciamos el fuego»:

Häagen-Dazs, Perrier, Cuisinart, MBA/»Free to Choose» de Milton Friedman, Jane Fonda, Running Shoes/Gary Hart, Youngstown, Ivan Boesky, Runoff Work/Wall Street, Turbo Saab, Sharper Image Catalog.

Afortunadamente, hay algunos, como Rubin, el ex provocador yippie que, en 1983, alquiló Studio 54 a primera hora de la tarde para eventos de networking profesional que llamó, en un momento cumbre, «los inicios del negocio».

Unos años más tarde, ingresó al circuito de conferencias académicas para debatir con otra cofundadora de Yippie, Abbie Hoffman, que había hecho una broma a la Bolsa de Nueva York junto con Rubin.

Hoffman buscaba una nueva generación de manifestantes, pero no pudo encontrarlos. «¿Dónde está la nación Woodstock de esta generación?» preguntó a una audiencia de estudiantes en 1985. «Los campus se han convertido en centros de descanso social, tan emocionantes como la comida de hospital». »

Rubin rechazó cualquier protesta. “¿Por qué definirnos como manifestantes”, preguntó, “cuando podemos volverse gente en el poder?

Para ganar poder, dijo Rubin, había que iniciar negocios. Y quienes fundaron estas empresas fueron «los yuppies, la generación del baby boom que desafió al gobierno en los años 1960» y transformó a Estados Unidos de un «país industrial» a «un país de la información».

Hoffman se ganó al público, pero Rubin tenía razón sobre el futuro.

Ningún momento es monolítico. En la década de 1980, algunos estudiantes protestaron contra las inversiones en la Sudáfrica del apartheid, mientras que otros se saltaron las protestas en favor de pasantías en bancos de inversión. Esta primavera, muchos estudiantes que se gradúen en medio de una nueva ola de protestas se dirigirán directamente a Wall Street.

De hecho, graduarse de una universidad de élite y mudarse a la ciudad para intentar enriquecerse se ha vuelto tan común que apenas lo notamos. El triunfo final de los yuppies es que ya ni siquiera los llamamos yuppies.


TRIUNFO DE LOS YUPPIES: Estados Unidos, la década de 1980 y la formación de una nación desigual | Por Tom McGrath | Ediciones Grand Central | 325 páginas. | $32