Un juez procesa a un entrenador de fútbol de Valladolid por acosar sexualmente a dos menores | Sociedad

El juzgado de Instrucción 1 de Valladolid ha procesado a un técnico de fútbol base, de iniciales F.R.R., por acosar sexual a dos menores a los que entrenaba, según el auto judicial, publicado el 5 de enero al que ha tenido acceso este periódico. Las dos víctimas, de 13 y 16 años cuando se denunciaron los hechos en febrero de 2023, habían recibido mensajes privados del hombre, de 55 años, con alta carga erótica, proposiciones sexuales e intentos de verse en privado con ellos. Los padres de uno de ellos interceptaron los mensajes que el adulto enviaba a su hijo, donde abundaban los vídeos eróticos, y lo denunciaron ante la Guardia Civil. La justicia impuso medidas cautelares en junio de ese año sobre el entrenador, quien fue apartado por parte del club, el Puente Jardín, asociado con el Club de Fútbol La Victoria. Fue cuando el caso salió a la luz pública. Este es uno de los 192 casos de abusos contabilizados por este periódico en el deporte español, a falta de un registro oficial y ante la opacidad de la entidades deportivas, que ya registra al menos 1.070 víctimas.

Fotógrafo: Rafa Del Barrio HUELVA INFORMACIÓN .  Juicio entrenador FRancisco Manuel López Azañeiro sobre los abusos a las niñas

Solo 17 de 152 entidades deportivas consultadas admiten conocer casos, pero un análisis de denuncias de EL PAÍS revela la dimensión de un fenómeno oculto, principalmente en categorías de menores. Según los expertos, “solo es la punta del iceberg”

La resolución judicial recoge que el acusado era coordinador del equipo Infantil, integrado en la tercera división provincial de su categoría. El individuo comenzó a hablar a través de mensajes privados con el menor de 13 años en enero de 2023, “ganándose su confianza” hasta el punto de ofrecerle quedar a solas “con propósito de acercamiento sexual” en una nave de su propiedad en un polígono. El adulto intentó engañar al niño afirmándole que en la nave tenía una “televisión, consolas de videojuegos, sofás, refrescos, equipo de música y chuches”. El sujeto había conseguido el teléfono del niño semanas antes, cuando le ofreció a la madre de la víctima llevarlo y traerlo de los entrenamientos.

Las investigaciones de la Guardia Civil sobre el teléfono móvil del sospechoso revelaron que “en el chat privado por el que se comunicaban constan bromas sobre el carácter pedófilo [del acusado], comentaban rasgos de algún compañero [del menor]. [El adulto] alabó los ojos [del chico] y le dijo cómo podía hacer para parecer ‘un pibón’, hacían bromas sobre el tamaño del pene [de la víctima], de la masturbación, de felaciones, del sabor del semen” e instaba al niño a mantener en secreto esa relación. En enero de 2023, fuera del ámbito de los entrenamientos, el acusado planteó al chico un encuentro para mantener relaciones sexuales y, le pasó vídeos pornográficos “para excitarse”. La madre del menor interceptó en ese momento estos mensajes y alertó a la Guardia Civil, que detuvo al entrenador.

El técnico procesado, además de coordinador de Infantiles, entrenaba a un equipo cadete. Las pesquisas revelaron que a uno de sus pupilos, de 16 años entonces, también intentó convencerlo para acudir a esa nave bajo la promesa de jugar a la PlayStation o comer en un restaurante de comida rápida. Asimismo, también le escribió con propuestas de encuentros privados, le planteó ver juntos otro partido y luego quedar de forma íntima. “Su intención era, como en el caso anterior, conseguir la cita privada para realizar actos de contenido sexual”, sostiene el pronunciamiento judicial. El detenido pasó a disposición judicial y este decidió dejarlo en libertad con cargos y le impuso medidas cautelares que le prohibían seguir entrenando ni acercarse a los menores.

Los investigadores encontraron en casa del hombre múltiples archivos audiovisuales con contenido sexual, así como equipos de videograbación y de almacenamiento. En la mentada nave disponía de dos masturbadores masculinos, lubricante, ordenadores, una pistola detonadora, memorias USB y discos duros. En su móvil almacenaba miles de imágenes sexuales, buena parte de ellas de carácter homosexual masculino, y tres de ellas con menores, así como múltiple material grabado en habitaciones de hotel.

Si conoce algún caso de abusos en el deporte español que no haya visto la luz, puede escribir a: abusos@elpais.es